Make your own free website on Tripod.com

Iglesia perseguida

Home
Despierta !!
Libro de Visitas
CONFERENCIAS 2006
Servicios espirituales
Cristianismo e Historia
Nombramiento 2006
Clases
Coro Instrumental
Multimedia
Nuevo Directorio
Nuestros Pastores
Nuestra Historia

libro.jpg

Sólo quienes estaban dispuestos a dar su vida por la causa se hacían abiertamente seguidores de Cristo, por tanto, unas de las características más relevantes de los primeros creyentes eran la pureza y sinceridad. Por ende, todos los que no cumplían con estos principios de devoción, se alejaban para no sufrir nefastas consecuencias por el hecho de ser seguidores de Jesucristo
La persecución separó, como dice la escritura, a la cizaña del trigo "Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero" (Mateo 13: 30).
Los emperadores romanos persiguieron en forma sanguinaria y sistemática a esta iglesia creciente, Cipriano al ver el horror de la persecución exclama: "¡Es devastado el mundo entero!". Esta expresión pasó a la historia debido al gran impacto de las sangrientas torturas.

Emperadores; promotores de viles torturas

  • La persecución comienza con el gran incendio en Roma (64 d.c.): Nerón para alejar las sospechas, de su participación en el incendio, culpó a los cristianos del horrendo siniestro y ordenó castigarlos. Miles murieron de las formas más espantosas.

  • Domiciano (96 d.c.): Los persiguió (a los cristianos) por negarse a participar en la adoración del emperador. Muchos miles murieron en Roma y otros tantos fueron desterrados; como por ejemplo, el apóstol Juan que fue desterrado a la isla de Patmos.

  • Trajano (98-117 d.c.): Consideraba al cristianismo una religión ilegal, ya que sus seguidores se negaban a ofrecer sacrificios ante los dioses paganos.

  • Marco Aurelio (161-180 d.c.): Realizó una persecución cruel, la más severa desde Nerón. Muchos fueron decapitados, y otros arrojados a las fieras.

  • Séptimo Severo (193-211 d.c.): Bajo su reinado, diariamente eran quemados, crucificados y decapitados miles de cristianos.

  • Decio (249-251 d.c.): Quiso exterminar el cristianismo, su persecución fue violenta, miles perecieron de las formas más horribles.

  • Diocleciano (284-305 d.c.): Fue el protagonista de la última persecución y la más cruel. Los fieles eran quemados o despedazados por las fieras, fue un intento aún de exterminar el nombre de "cristiano".


    La iglesia crecía con una rapidez sorprendente pese al alto nivel de agresividad de las persecuciones. Cuando estas terminaron en el año 313 d.c. cerca de la mitad de los habitantes del Imperio Romano eran cristianos, o sea, unos sesenta millones.

    En descubrimientos arqueológicos en las catacumbas de Roma (que tienen cientos de Kilómetros de extensión) se han encontrado alrededor de siete millones de sepulturas cristianas, probablemente desde Tiberio hasta Constantino. Si se agregaran a estos informes el número de aquellas víctimas que no fueron sepultadas, el número sería impresionante.
  • aviso1.gif

    Enter supporting content here