Make your own free website on Tripod.com

Las cruzadas

Home
Despierta !!
Libro de Visitas
CONFERENCIAS 2006
Servicios espirituales
Cristianismo e Historia
Nombramiento 2006
Clases
Coro Instrumental
Multimedia
Nuevo Directorio
Nuestros Pastores
Nuestra Historia

libro.jpg

Las cruzadas fueron esfuerzos del cristianismo para recobrar de los mahometanos (seguidores de Mahoma) la tierra santa, en especial lugares como el santo sepulcro. El sitio de la redención era visitado por miles de cristianos cada año, no obstante, la tierra santa era gobernada por impíos que con el tiempo se volvieron cada vez más agresivos hacia los peregrinos cristianos.

Esta situación empeoró en el año 1078 d.c. cuando Jerusalén fue dominada por los Turcos Seleyúcidas que venían del norte. Estos fueron absolutamente drásticos y prohibieron la entrada a los lugares santos, lo que hizo reaccionar a la cristiandad. La idea de rescatar el santo sepulcro de manos impías comienza a cobrar cada vez más fuerza.

El papa Urbano II en Clermont, ciudad de Auvernia, en el año 1095 d.c. dijo que "entrad por el camino que conduce al santo sepulcro, someted al país y a su inicua raza". Con estas persuasivas palabras se dio inicio a las cruzadas.
La lucha por la liberación de Jerusalén involucró a todo el mundo cristiano. Gobernantes y emperadores, tanto poderosos como pequeños, obedeciendo a la orden papal, comenzaron a preparar sus ejércitos para ir a la lid, en defensa de los lugares santos.
Las cruzadas fueron siete en total, desde el año 1095 hasta el año 1272 d.c:

  • En la primera de ellas se capturó Jerusalén. A duras penas, se mantuvo su toma por casi cien años.

  • La segunda cruzada sirvió para postergar la caída de Jerusalén.

  • En la tercera cruzada, el ejército no alcanzó a llegar a Jerusalén, por tanto fracasaron los intentos por la mantención del territorio.

  • En la cuarta cruzada se saquea Constantinopla.

  • En el año 1228 d.c. (quinta cruzada) se tomó Jerusalén nuevamente, pero pronto se perdió definitivamente.

  • Las dos cruzadas posteriores no lograron revertir la situación ni cumplir su objetivo inicial.


    Aunque las cruzadas fracasaron en su objetivo principal (mantener el dominio de Jerusalén y de las tierras santas), sirvieron para liberar a Europa de los turcos, además aumentó el prestigio del papado y se activó el espíritu religioso.
    Por otra parte, observando el contexto histórico, las cruzadas dieron origen a un fluido comercio con oriente, lo cual trajo consigo, la expansión del hombre europeo hacia nuevas culturas.
  • aviso1.gif

    IMPCh. Abrazo de Maipú.